Inversión segura: por qué apostar a los ETFs de cannabis

Los ETF de cannabis surgen como una posibilidad práctica para diversificar fácilmente una inversión y reducir el riesgo natural del mercado bursátil.
0037859378

Aunque la industria del cannabis crece a paso firme, con ventas legales de casi u$s15 mil millones a nivel global en 2019, las acciones de las empresas en el espacio han demostrado ser mucho más volátiles de lo que se esperaba, especialmente en el último año.
 
En este contexto, los ETF de cannabis surgen como una posibilidad práctica para diversificar fácilmente una inversión y reducir el riesgo natural del mercado bursátil. Para comprender cómo funcionan los principales ETF de cannabis, el equipo de ElPlanteo.com habló con los directores ejecutivos de los cuatro principales fondos que cotizan en la Bolsa de Nueva York (NYSE).

Los ETF de Cannabis
Los ETF “pure-play”, es decir, ETF que enfocan la mayor parte de su portfolio en empresas de cannabis, son algo relativamente nuevo. El primero de ellos debutó en la Bolsa de Nueva York a finales de 2017.

Tim Seymour, que dirige el Amplify Seymour Cannabis ETF, explica que la inevitabilidad del crecimiento general del sector, junto a la volatilidad de las acciones de sus empresas, hacen que el cannabis sea la industria ideal para este tipo de inversión.

Invertir en acciones de empresas de cannabis requiere una dedicación de tiempo completo. Sólo así se puede uno comprender y mantenerse al tanto de los desarrollos de la industria y las leyes, agrega el inversor, que también es panelista del programa “Fast Money” de la cadena CNBC.

Pero no sólo los inversores individuales que buscan diversificar sus portfolios acuden a estos ETF, dice Dan S. Ahren, director del AdvisorShares Pure Cannabis ETF. Los mayores poseedores de acciones de ETF son de hecho inversores institucionales.

Comprendiendo la industria
Según Matt Markiewicz, director ejecutivo de The Cannabis ETF, gran parte de los inversores de cannabis tienden a buscar las acciones más líquidas y demandadas, las de las empresas de cultivo con integración vertical. Pero éstas no siempre representan la mejor oportunidad.

“Creemos que los inversores deberían exponerse a algunos de los subgrupos del sector, que incluyen cultivo, venta al público, testeo, medicina, CBD, extracción y negocios adyacentes”. Los inversores, dice Markiewicz, pueden beneficiarse de la diversificación, la liquidez y los dividendos que dan los ETF.

4 Opciones en ETF de Cannabis
Existen numerosos ETF enfocados en cannabis en Bolsas de Canadá. En este artículo nos enfocamos en los cuatro principales ETF negociados en la Bolsa de Nueva York, la más familiar para inversores en Latinoamérica.

MJ
El ETFMG Alternative Harvest ETF (NYSE:MJ) fue el primer ETF de cannabis en cotizar en una Bolsa estadounidense, lanzado en diciembre de 2017. Se trata de un fondo pasivo que sigue el Prime Alternative Harvest Index.

Esto permite mantener los costos de administración bajos, pero a su vez limita el potencial de ganancia. Según su director, Jason Wild, MJ es el ETF con más liquidez del mercado.

Sus activos suman más de 567 millones de dólares, haciéndolo más grande que todos los demás ETF de cannabis combinados.

Estrategia. MJ fue diseñado para medir la performance de compañías de cannabis cuyo crecimiento viene asociado al progreso de la legalización a nivel global.

“Este enfoque reconoce el hecho de que la industria del cannabis está entrelazada con muchas otras industrias, y que muchas empresas fuera del ecosistema del cannabis van a beneficiarse de un movimiento global hacia la legalización”, dice Wild.

Como criterio principal, MJ invierte en empresas que generan la mayor parte de sus ingresos a partir del cultivo de cannabis o de productos derivados.

En segundo lugar, el fondo invierte en empresas de cannabis que ofrecen servicios adyacentes al cultivo, y se espera que obtengan beneficio del crecimiento global de la industria. Finalmente, y en menor medida, se incluyen empresas sin relación directa con el cannabis, que pueden beneficiarse de su crecimiento.

CNBS
El Amplify Seymour Cannabis ETF (NYSE: CNBS) debutó en el New York Stock Exchange en julio de 2019. Se trata de un ETF activo liderado por Tim Seymour, que también dirige el fondo Seymour Asset Management.

Estrategia. CNBS es un ETF activo que, por mandato interno, debe tener al menos un 80% de su portfolio invertido en empresas de cannabis. Encajan en este criterio aquellas empresas que derivan más del 50% de sus ingresos de la planta.

“Ser un ETF activo significa que no estamos atados a un índice, somos libres de comprar y vender todos los días. Eso no significa que lo hagamos. Pero si hay catalizadores para invertir, podemos ejecutarlos rápidamente”, dice Seymour. En su opinión, la naturaleza de la industria del cannabis hoy en día, con nuevas empresas debutando en Bolsa y muchas otras entrando en procesos de fusión y adquisición, requiere una capacidad de adaptarse y actuar con velocidad para evolucionar a la par del sector.

“Las 5 o 6 principales empresas de cannabis de capital abierto en 2017 y 2018 no son las que están en el top hoy en día”, agrega.

CNBS invierte en empresas de THC canadienses, australianas, o en empresas que producen CBD, el componente no psicotrópico del cannabis que es legal a en EE.UU.

El ETF evita invertir en empresas de THC de EE.UU., las cuales, a pesar de operar legalmente en los estados en que se basan, siguen en incumplimiento de la ley federal de ese país.

THCX
The Cannabis ETF (NYSE:THCX) fue lanzado en julio de 2019.

Este fondo pasivo sigue el Innovation Labs Cannabis Index, un portfolio global de acciones de empresas enfocadas en la marihuana legal, el cáñamo y los productos de CBD.

Matt Markiewicz, el director ejecutivo del fondo, fue director de iShares, la sección de ETF del fondo BlackRock, durante seis años.

Estrategia. Para que una acción pueda entrar en el índice Innovation Labs Cannabis, debe cotizar en NYSE, NASDAQ, Toronto Stock Exchange (TSX) o Australian Stock Exchange (ASX); operar legalmente en la jurisdicción en la que habita; y tener una capitalización de mercado de al menos 100 millones de dólares. Además, ninguna de las posiciones puede tener un valor mayor que el 8% del valor total del índice.

Para Markiewicz, THCX es un fondo de cannabis pure-play que goza de aún más pureza que sus contrapartes, ya que no cuenta con ninguna acción de empresas de alcohol o tabaco.

“A nivel recreacional, las industrias del tabaco y el alcohol están perdiendo mercado contra el cannabis. Las acciones de alcohol y tabaco están a la defensiva, mientras que el cannabis es un juego de crecimiento. Un portfolio de crecimiento nunca debe incluir acciones a la defensiva”, explica.

Buscando reducir su exposición a la volatilidad inherente a la industria, THCX revisa y adapta su portfolio mensualmente, en contraste con los otros ETF pasivos de cannabis que lo hacen trimestralmente.

YOLO
El AdvisorShares Pure Cannabis ETF (NYSE: YOLO) fue lanzado en abril de 2019 y fue el primer ETF activo de cannabis de Estados Unidos. A su vez, es el único ETF que incluye inversiones importantes en operadores de cannabis multi-estatales de ese país.

Estrategia. El AdvisorShares Pure Cannabis ETF no se basa en un índice, sino que selecciona acciones individualmente.

“Elegimos las empresas de cannabis que creemos tienen las mejores oportunidades de apreciación en sus precios”, nos dice Dan S. Ahrens, director ejecutivo del fondo. AdvisorShares sólo busca compañías cuyas fuentes de ingresos vengan del cannabis al menos en un 50%, evitando compañías cuyo principal ingreso venga de tabaco, alcohol, fertilizante o iluminación para cultivo.

¿Qué son los ETF?
Los Exchange Traded Funds son fondos mutuos de inversión que cotizan en Bolsa. Se diferencian de los fondos mutuos tradicionales en que sus acciones pueden comprarse y venderse al igual que las acciones de empresas de capital abierto.

El portfolio de un ETF puede incluir acciones, bonos y bienes. Al participar de un ETF, se reduce el riesgo en la inversión porque los activos del fondo están mucho más diversificados que los de una empresa típica.

ETF Activos Vs. Pasivos
Existen dos clases básicas de ETF: activos y pasivos.

Los pasivos se dedican a seguir un índice. Esto permite mantener los costos de administración bajos, pero a su vez limita el potencial de ganancia.

Los ETF activos se dedican a vender y comprar acciones a partir de un criterio propio, con el objetivo de aumentar las ganancias producidas por el fondo. Esta actividad significa un costo de administración más alto, pero puede brindar un retorno mayor para el inversor.

Los costos de administración son deducidos del valor neto del fondo, y no son cobrados aparte.

Te puede interesar

Últimas noticias

Te puede interesar


<video poster="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.jpg" autoplay="autoplay" width="100%">
<source src="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.mp4" type="video/mp4" />
<source src="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.ogv" type="video/ogg" />
<source src="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.webm" type="video/webm" />
</video>