Menos vuelos y medidas focalizadas: la estrategia oficial para reducir el impacto

Los pasajeros provenientes de Brasil, México y Chile que arriben durante este fin de semana al país serán testeados, en tanto que a partir del lunes la medida será extensiva a la totalidad de los vuelos que ingresen al país.
qqq

El gobierno nacional sigue con atención el creciente número de casos de coronavirus en la región e implementa, desde este fin de semana, medidas para reducir lo más posible el ingreso de nuevas cepas, con la prohibición de vuelos procedentes de Brasil, Chile y México, pero advierte que ante un aumento exponencial evaluará "medidas muy específicas y localizadas", siempre "sosteniendo las actividades productivas y económicas".

En el marco de las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar el impacto de la segunda ola y el ingreso de las nuevas cepas que se registran en la región, los pasajeros provenientes de Brasil, México y Chile que arriben durante este fin de semana al país serán testeados, en tanto que a partir del lunes la medida será extensiva a la totalidad de los vuelos que ingresen al país.

Según informaron fuentes oficiales, los pasajeros provenientes de vuelos de esos tres países -unos 1060, según las estimaciones oficiales- serán testeados este fin de semana "antes de abordar el avión, al llegar al país y otro testeo al séptimo día de ingreso", mientras que desde el lunes la medida abarcará a la totalidad de los vuelos que lleguen a Ezeiza.

A partir de ese día entrará en vigencia plena la Decisión Administrativa 268/2021, publicada el viernes en el Boletín Oficial, que estableció la prohibición de los vuelos provenientes de México, Brasil y Chile, países con mayor riesgo epidemiológico.

Mientras tanto, los funcionarios nacionales siguen de cerca las cifras que se registran en el país día tras día: el viernes otras 143 personas murieron y 12.936 fueron reportadas en las últimas 24 horas en la Argentina, lo que representó la cifra más alta en 72 días, contra 13.286 casos positivos del 14 de enero último.

En ese sentido, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, dijo en declaraciones a Radio 10 que se viene "observando una tendencia de aumento de casos" en la mayoría de las provincias, pero que como hubo un feriado esta semana, se analizará el promedio de los próximos días para evaluar si efectivamente hay una tendencia creciente.

En esa línea, las autoridades sanitarias ven con atención el flujo de circulación que aumentará en los próximos días con la Semana Santa y llaman a extremar los recaudos y las medidas de cuidados ya conocidas por la población.

No obstante, Vizzotti volvió a descartar un confinamiento total en caso de que los casos sigan aumentando, pero habló de la posibilidad de evaluar con las provincias y los municipios "medidas muy específicas y localizadas", pero manteniendo "las actividades productivas y económicas así como la actividad turística".

En el mismo sentido se pronunció el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, quien dijo que "es muy probable" que en las próximas semanas se tengan que aplicar mayores restricciones ante el aumento de casos, pero aclaró que esas medidas estarán relacionadas con lo recreativo y el ocio, y no con lo laboral y productivo.

"Es muy probable, pero muy probable, que tengamos que empezar a tomar algunas medidas de mayor restricción más adelante, tratando siempre de que sean aquellas más relacionadas con lo recreativo y el ocio, sin afectar lo laboral y productivo", afirmó Kreplak en diálogo con radio Mitre.

Puntualizó que "se podrían tomar medidas como las que tomamos en el verano en cuanto restricciones nocturnas, que tuvieron buen resultado, pero debemos analizar un poco más, esperar unos días más, para ver qué grupos etarios están más afectados o si es homogéneo el aumento de casos".

En esa misma línea se refirió esta semana el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al descartar por el momento cualquier retroceso en las medidas de confinamiento porque el Gobierno quiere "cuidar lo logrado hasta acá y cuidar la recuperación económica".

Aunque alertó: "Si mañana tenemos aumento de casos o encontramos circulaciones de cepas más complicadas, seguramente vamos a estar tomando otro tipo de medidas".


Suspensión de vuelos

La suspensión de vuelos procedentes de Brasil, Chile y México, debido a los crecientes casos de Covid-19 en esos países y a la circulación de nuevas cepas, comenzará a regir plenamente desde el lunes, tras la firma el jueves pasado por parte de Cafiero y Vizzotti de la Decisión Administrativa 268/2021, publicada el viernes en el Boletín Oficial.

Esos tres países se suman al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, sobre los cuales ya pesaba la suspensión de vuelos hacia la Argentina, desde el 21 de diciembre último.

La medida de suspensión de vuelos desde Brasil, Chile y México se debe a la "preocupación de todas las variantes de la Covid-19", indicaron fuentes consultadas por Télam.

En el caso de Brasil y Chile es "porque son países vecinos y tienen muy alta circulación comunitaria de la cepa de Manaos", mientras que México se incluye en la medida "porque muchas personas vinieron contagiadas de allí", aunque con otra cepa distinta a la de Manaos, señalaron las fuentes.

Estados Unidos no fue incluido porque allí no hay transmisión comunitaria de la cepa de Manaos y "tampoco hubo una gran cantidad de contagiados provenientes de ese país", añadieron las fuentes.

Más controles

La norma publicada esta semana contempla asimismo más controles para los argentinos que regresen del exterior y mantiene la prohibición de arribo de extranjeros con fines turísticos.

El Gobierno definió que todos los viajeros deberán hacerse un testeo para poder abordar el avión con destino a la Argentina, otro examen al llegar al país y uno más al séptimo día de ingreso, con el costo económico a cargo del pasajero, según el texto publicado en el Boletín Oficial.

En el aeropuerto internacional Ministro Pistarini de Ezeiza, el PCR se hace en la Terminal A y tiene un valor de 6.000 pesos, con entrega de resultados a las dos horas de realizado; o el PCR Antígeno tiene un costo de $ 4.000, con resultado obtenido a los 15 minutos de tomada la muestra, según informó el laboratorio LabPax, que ubicó allí un puesto sanitario a tal efecto.

En el caso de que el resultado del test sea positivo, al ingreso al país los viajeros deberán realizar otro testeo de secuenciación genómica y, junto con sus contactos estrechos, cumplir aislamiento en los lugares que indiquen las autoridades nacionales, hasta su traslado seguro hasta la residencia si correspondiera; con la estadía en esos lugares a cargo del pasajero.

Mientras que si el resultado del test es negativo, al ingreso cursarán aislamiento en sus domicilios, y deberán realizar un nuevo examen para finalizarlo.

Quienes regresen del exterior estarán obligados a aislarse 10 días, contados desde el primer testeo realizado en el país de origen, y se controlará que quienes regresaron de viaje estén cumpliendo el aislamiento en sus domicilios.

Asimismo, los viajantes deberán declarar los lugares en donde estuvieron en los últimos 14 días previos al reingreso al país.

Te puede interesar

Últimas noticias

Te puede interesar


<video poster="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.jpg" autoplay="autoplay" width="100%">
<source src="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.mp4" type="video/mp4" />
<source src="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.ogv" type="video/ogg" />
<source src="http://w1021815.ferozo.com/videos/video_1.webm" type="video/webm" />
</video>