Condorí condenado por el homicidio de Cintia Fernández

La Justicia decidió revocarle la prisión domiciliaria y que sea alojado en la Unidad Penal Nº 1. Además lo condenó a pagar seis millones de pesos a la madre de Cintia, Ana del Valle Fernández, por reparación integral cometido por el delito.

El fiscal reforzó su teoría en el hecho de que “quedó bastante claro” que en la investigación “hubo algo más que impericia y desidia policial”. A su juicio “se manipuló la escena del crimen y se hizo todo lo posible para “plantar” otras hipótesis, tales como suicidio, asfixia-autoerótica. “Incluso, se pasaron semanas tratando de culpar a Ana Fernández (la madre) como autora de la muerte”, dijo. Además, Ramos Ossorio sostuvo que hubo “una evidente manipulación de elementos de prueba” por parte de Gimena Núñez, la comisario detenida por falso testimonio. Aclaró que el hecho de que no se encontrara ADN del expolicía en el lugar no significa que no pueda ser el autor. 

“Hay otros elementos que lo ubican en la escena del crimen”, subrayó. Finalmente sostuvo que si bien no podía acusar a Condorí de femicidio, pidió a los jueces que tengan en cuenta algunos aspectos de esta figura penal, que en aquel tiempo no estaba en vigencia. Y culminó su alegato solicitando 25 años de prisión para Condorí, el máximo de la pena que contempla el Código Penal para el homicidio simple.
Daniel Luna, uno de los defensores de Condorí, fue directo al grano. Cargó tintas contra la testigo Genovese, quien “de manera hasta irresponsable dijo que la moto que escuchó el martes 26 de abril por la noche era Condorí. Afirmó que fue cerca de las 22, cuando en el libro de registro de la División de Trata está asentado con su firma que esa noche mi defendido se retiró a las 22.40. ¿Hicieron algún peritaje caligráfico? En absoluto”.

“Esta defensa probará la inocencia de Condorí con pruebas científicas, objetivas y consistentes y no con meros dichos, subjetividades”, sostuvo Luna. El defensor centró su retórica en las diferentes pericias de ADN que se encontraron en la escena del crimen, como colillas de cigarrillos o la cinta que se colocó en el cuello de la víctima para anudar una bolsa en su cabeza. “Ninguno de los ADN encontrados en el lugar pertenecen a Condorí”, afirmó.
Otra de las pruebas relevantes para Luna fue el informe de la médica Beatriz Nieto Díaz, una de las encargadas de analizar la autopsia. “Dijo algo trascendental: que la relación sexual fue concomitante con la muerte de la señorita Fernández, es decir que en el mismo momento que tenía relaciones sexuales encontró la muerte”,     apuntó.
Por esas pruebas, entre otras, como la fecha del crimen, Luna solicitó la absolución lisa y llana de Condorí. Interpretó que las pruebas reunidas en el juicio no llegaron al grado de certeza absoluta. “Estamos ante un grave problema señores jueces, porque en la escena del crimen hallaron al menos dos ADN y ninguno es de Condorí. Yo pregunto: ¿Quién mató entonces a la señorita Cintia Fernández?”, finalizó.

Fuente. El Tribuno

Te puede interesar