Con el aval de Cambiemos, Gran Bretaña fortalecerá su dominio económico en áreas del Mar Argentino

El Gobierno propone dar vía libre a empresas británicas para explotar hidrocarburos en zonas marítimas cercanas a las Islas Malvinas. Se trata de compañías offshore, que en los últimos años han violado la Constitución Nacional y las resoluciones de la ONU respecto de la disputa de soberanía.
malvinas_1 (1)

El Gobierno nacional abrió un nuevo frente con su política paragüas en el reclamo de la soberanía de las Islas Malvinas al adjudicar, en mayo pasado, diez áreas de exploración de hidrocarburos off shore, cinco de ellas a 150 kilómetros de las Islas Malvinas, a las empresas Tullow Oil y Equinor, con antecedentes que las ligan al gobierno kelper y a la explotación de hidrocarburos sin autorización de la Argentina. Esas vinculaciones fueron denunciadas tanto por el municipio fueguino de Río Grande, que obtuvo un reciente y cuestionado fallo en contra en primera instancia, y por el bloque de Diputados del Frente para la Victoria, que presentó un proyecto de ley para derogar los permisos. En ambos casos se apunta además contra todo el proceso de concurso, que finalizó con la concesión de 18 áreas de explotación, por la falta de estudios de impacto ambiental.

El proyecto del bloque del FpV y el amparo presentado por el municipio de Río Grande — acompañado por el Concejo Deliberante de Río Grande, veteranos de guerra, el sindicato de petroleros y otras organizaciones gremiales— consideran los permisos para las empresas ligadas al gobierno kelper violatorios de la Constitución y las resoluciones internacionales en materia de soberanía y de la ley 26659 de explotación hidrocarburífera, que castiga a las empresas que realicen esas tareas sin el permiso del gobierno argentino en la zona ilegalmente ocupado por Gran Bretaña.

Este jueves 16 de mayo, se adjudicarán 18 áreas de las 38 licitadas en el marco del Concurso Público Internacional Costa Afuera N°1. La presentación/apertura de ofertas se realizó el 16 de abril, mientras que la adjudicación habrá de concretarse este jueves 16 de mayo. Vistos los hallazgos de las empresas que con total seguridad ganarán las áreas (se convertirán en titulares del derecho de exploración y eventual explotación), su país de origen y lo acontecido específicamente en la Cuenca Malvinas Occidental, este Observatorio afirma, sin la más mínima vacilación, que el presidente “Macri consolida la ocupación británica en el Atlántico Sur” y que la “adjudicación de áreas a las empresas Tullow y Equinor deberá ser tipificado como delito de Traición a la Patria”.

Según informó oportunamente OETEC, la empresa británica Tullow Oil operó 7 licencias otorgadas por los kelpers en la Cuenca Malvinas Sur en 2007, licencias que terminaron en manos de Rockhopper, la británica punta de lanza del pillaje petrolero (a punto de comenzar la producción comercial de crudo en la Cuenca Malvinas Norte). Ahora bien, encontramos que Tullow ofertó por 3 áreas en la Cuenca Malvinas Occidental, 100 a 150 km al oeste de las Malvinas. Las áreas son MLO-114, MLO-119 y MLO-122. Cabe resaltar que, en las dos primeras, le ganó a Exxon Qatar en cuanto a la oferta económica, mientras que en la MLO-122 superó la oferta de Total/YPF/Equinor.

 
Asimismo, encontramos que otra de las grandes ganadoras ha sido la estatal noruega Equinor (ex Statoil). Las ofertas de esta empresa se impusieron sobre las de sus competidoras en 7 licencias: 3 de ellas en la Cuenca Argentina, 2 en la Cuenca Austral Marina y 2 en la Cuenca Malvinas Occidental. El insalvable problema con Equinor es que una actual miembro de su directorio ha tenido (y probablemente tenga) vinculación directa con el gobierno colonialista isleño. Nos referimos a la señora Anne Drinkwater. Ella fue, no solamente directora de Tullow entre 2012 y 2018, sino que mientras ocupó ese cargo fue asesora petrolera de las autoridades ilegítimas e ilegales en Malvinas. Como informamos en nuestro portal, en 2013 elaboró para los kelpers una hoja de ruta al 2018 con recomendaciones para el éxito de la actividad hidrocarburífera alrededor de las islas. 

Resumiendo: Anne Drinkwater es actual directora de Equinor y ex directora de Tullow (2012 y 2018). En paralelo a su función en esta última, asesoró al gobierno colonial isleño en materia de hidrocarburos (al menos hasta 2017), elaborando para sus autoridades una hoja de ruta para el sector hasta el 2018. A mitad de ese mismo año, dejó Tullow, británica que ganó tres áreas en la Cuenca Malvinas Oeste y pasó a Equinor, la estatal noruega ganadora de otras dos áreas en la misma cuenca. Por otra parte, y detalle nada menor, existe continuidad geológica entre la cuenca licitada al oeste de las islas y la Cuenca Malvinas Sur (operada por Tullow en 2007), con lo cual los resultados de la exploración bajo el paraguas del Concurso N°1 serán determinantes para la campaña prospectiva al sur y este de las Malvinas, por cierto, en manos de Rockhopper (operadas en 2007 por la propia Tullow).

En función de estos hallazgos; y en función de la violación a la Constitución Nacional en lo que respecta a nuestra “legítima e imprescriptible soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes…” que significaría adjudicar las áreas a Tullow y a Equinor, consideramos que de ocurrir esta adjudicación el presidente de la Nación -máxima figura y responsable del Poder Ejecutivo- habrá incurrido en el delito de Traición a la Patria. Resulta más que evidente que esta licitación tiene una gran ganadora: Gran Bretaña y los intereses económicos y geopolíticos de su base militar en el Departamento Malvinas e Islas del Atlántico Sur, provincia de Tierra del Fuego. Por último, debe tenerse muy presente también que con esta adjudicación se recibirán 718 millones de dólares (de los cuales cerca de 470 millones serán aportados por empresas que directa o indirectamente reconocen como legítimo al gobierno kelper), dinero que irá a pagar el préstamo odioso del FMI. 

Te puede interesar