Massa pide medirse con los Fernández en PASO para cerrar el acuerdo

Alarga Massa la indefinición, cada vez con menor margen. El kirchnerismo cree que no tiene chances de pelear una previa presidencial. Frente Renovador cruje y enfrenta diáspora. Diputados en la mira. Tigre, centro de la interna. Cristina la más dura con el petitorio.
ARCIONI

Sergio Massa espera ahora que le permitan participar de una primaria abierta, simultánea y obligatoria contra la fórmula Alberto Fernández-Cristina de Kirchner para homologar la conformación de una coalición opositora. El jefe del Frente Renovador se presentó el domingo por la noche como precandidato presidencial en su cruce con Alberto F. y puso como condición poder competir en la PASO contra los Fernández.

En el comando de campaña de los Fernández esperaban otro cierre con Massa. Al igual que en la provincia de Buenos Aires, donde Axel Kicillof y Verónica Magario fueron consagrados como fórmula única para la gobernación, Alberto y Cristina se inclinan por evitar una interna expuesta del peronismo para dirimir la candidatura presidencial. Es que habilitarle la PASO a Massa implicaría ceder asimismo al reclamo de Daniel Scioli, quien también se lanzó como precandidato presidencial y pidió competir en primarias “contra Cristina o contra quien sea”.

La experiencia de la PASO del 2015 entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez fracturó al PJ y derivó en el triunfo de María Eugenia Vidal. A nivel presidencial, Cristina tampoco se inclinó en aquella elección por una primaria cuando el Frente para la Victoria se presentó con el binomio Scioli-Carlos Zannini. Sin embargo, Massa insiste con la PASO para definir el candidato a presidente ante Alberto F. El exalcalde de Tigre considera que su adhesión al frente opositor será determinante para vencer a Macri y está dispuesto a desplegar un pliego de condiciones.

A pesar de la invitación pública de Alberto Fernández para cerrar un frente electoral, Massa estiró ayer la definición del acuerdo hasta último momento encerrado en sus oficinas de la avenida Del Libertador. Se comienza a agotar el tiempo y esperan que el jefe del Frente Renovador exprese la voluntad política de formar una coalición contra Mauricio Macri sin más dilaciones ni condicionamientos. Alberto F. mantuvo ayer reuniones con su equipo de campaña en las oficinas de San Telmo, donde recibió al gobernador de Chaco, Domingo Peppo. El 29 de septiembre se elegirá gobernador en esa provincia, y el peronismo intenta pacificar la interna que el actual mandatario mantiene con Jorge Capitanich.

“No se vislumbra en Massa una voluntad política de concretar un acuerdo”, advirtió ayer Agustín Rossi, jefe de la bancada de Unidad Ciudadana en Diputados. “Está clara nuestra voluntad manifiesta de construir este escenario de unidad opositora, no está tan clara la voluntad de los otros, nosotros vamos a seguir insistiendo. Tenemos voluntad de acuerdo con Sergio Massa y es explícita”, agregó el legislador kirchnerista.

El aval de gobernadores triunfantes del PJ como Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manzur (Tucumán), entre otros, a un esquema de unificación del peronismo a nivel nacional detrás de la candidatura de los Fernández le agregó presión a Massa quien busca mantener la autonomía del Frente Renovador y definir si le habilitan una PASO presidencial o si cierra como primer candidato a diputado nacional por Buenos Aires.

El miércoles opera el dead line para inscribir alianzas políticas en la Justicia electoral. Pero además de la tensión que existe en la negociación con el Instituto Patria, donde vetaron a Massa como candidato a gobernador bonaerense, también Tigre es materia de disputa. El jefe del Frente Renovador pide que Malena Galmarini sea la candidata única a la intendencia pero Alberto F. y la liga de intendentes del conurbano sostiene a Julio Zamora, pionero en el armado de unidad del peronismo bonaerense.

Ayer Zamora afirmó que no tiene “previsto bajar su candidatura” ni le “molesta” competir en las PASO con la dirigente Malena Galmarini, y señaló que “nadie” le pidió declinar su postulación a la reelección para ubicar en ese lugar a la esposa de Massa. “Si a uno le molesta competir le molesta la democracia; y nosotros estamos para competir, para mostrarle a la ciudadanía que tenemos el entusiasmo de construir una fuerza plural diversa”, sostuvo Zamora cuando fue consultado en una radio sobre una eventual postulación de Galmarini para la intendencia de Tigre.

Respecto de si aceptaría bajar su candidatura si se acuerda que sea Galmarini la candidata de la oposición, Zamora sostuvo que “no” lo tiene “previsto” ya que es una “hipótesis”, y agregó: “nadie me ha pedido eso, y durante un año y medio estuvimos construyendo una mayoría sólida en Tigre”.

Para el intendente de Tigre, existe “una coincidencia en las propuestas” del espacio de Massa y el que conducen Alberto Fernández y Cristina Kirchner, “y si de alguna manera eso se traduce en un acuerdo electoral vamos a tener mejores expectativas todavía”, agregó. “Todo lo que sea una coalición opositora para derrotar a Macri coincide con lo que venimos planteando hace un año y medio, que tiene que ver con la unidad, y que en buena hora se está cumpliendo”, dijo.

Zamora, quien opinó que la fórmula de Axel Kicillof y Verónica Magario para gobernar la provincia de Buenos Aires es “la síntesis perfecta de lo que necesitan los bonaerenses” sostuvo que Sergio Massa es “un hombre valioso y con ideas, con la posibilidad de mucho futuro”.

Te puede interesar